- - - - - -
Lunes, 22 Octubre 2018
A+ R A-

REIKI PARA EMBARAZADAS

REIKI PARA EMBARAZADAS

 

 

REIKI Y PRECONCEPCIÓN

Las parejas con dificultades para la concepción encuentran en el Reiki una vía para solucionar este problema. El tratamiento incide especialmente en crear una actitud armoniosa entre la pareja así como hacia el futuro bebé. En estos casos, el Reiki desbloquea, restablece y equilibra las oportunidades para la concepción favoreciendo el buen funcionamiento endocrino y reproductivo.

 

REIKI Y EMBARAZO

Reiki es seguro en todas las etapas del embarazo, desde la preconcepción hasta el posparto.

No tiene efectos secundarios o dañinos para ninguno de los dos, al contrario, ayuda a reestablecer la armonía en caso de situaciones traumáticas y conflictivas que se presentan en la vida familiar.

Con la terapia Reiki los beneficios se multiplican por dos durante el embarazo, ya que el bebé que se está gestando también recibe Reiki durante la sesión.

El Reiki tiene el objetivo de distribuir proporcionadamente la energía a lo largo del cuerpo de la madre, eliminando bloqueos energéticos y permitiendo su bienestar general, tanto físico y emocional.

Recibir Reiki durante el embarazo es una garantía de equilibrio emocional y físico tanto para la madre como para el niño. El Reiki no tiene efectos secundarios, no puede dañar. En las primeras etapas del embarazo alivia el estrés, las náuseas, el miedo, los cambios corporales, dolores lumbares, dolores de cabeza, ansiedad y todo tipo de síntomas desagradables que pueden aparecer en este período. El Reiki restablece la salud y el equilibrio de la madre y el bebé. Incluso es una ayuda sin igual para el momento del parto.

Los bebés que reciben Reiki durante el embarazo, se desarrollan saludablemente a todos los niveles, son bebés más tranquilos y equilibrados emocionalmente.

 

BENEFICIOS DEL REIKI DURANTE EL EMBARAZO

Los beneficios del Reiki durante el embarazo son múltiples:

  • Contribuir a desarrollar el equilibrio y la estabilidad.
  • La profunda relajación y paz que se experimenta durante y después de una sesión de Reiki es, sin duda, de gran beneficio en los embarazos
  • Restaura la armonía y equilibrio del cuerpo ante los cambios hormonales. Obtener la calma y tranquilidad que necesitan en aquellos momentos de irritabilidad, llanto e introspección que suelen presentarse como consecuencia del descenso en la producción de hormonas.
  • Se minimizan también las sensaciones de ansiedad y estrés.
  • Permite eliminar y/o mitigar todo tipo de malestares durante el embarazo, tales como las náuseas, dolores lumbares, la inflamación y sensación de pesadez en piernas y pies, el sentimiento de cansancio, dolores musculares, los mareos, el malestar matinal, aliviar tensiones, sentimientos de inseguridad, miedos, ansiedades y dificultades para dormir o descansar. De acuerdo con un estudio llevado a cabo en el hospital Universitario de Hartford, en Connecticut, se comprobó que la aplicación de Reiki durante el embarazo disminuyó la ansiedad de las futuras mamás en un 94%, las náuseas en el 80%; el dolor en el 78% y mejoró el sueño en el 86%.
  • Mejorar la circulación, reduciendo en consecuencia la aparición de calambres y varices.
  • Ampliar la capacidad respiratoria y mejorar la oxigenación, aumentando la energía interna, mejorando el descanso y regularizando los patrones de sueño.
  • Además, es útil para levantar el ánimo de las embarazadas tanto durante el embarazo como después del parto en el caso de una depresión postnatal.
  • Potencia la comunicación interior entre madre e hijo.
  • En cuanto al bebé, la embarazada puede aprovechar el Reiki para sentir de forma diferente a su bebé, comunicándose con él y conectándose espiritualmente con su feto, intensificando así el lazo entre la mamá y su bebé.
  • Facilita la colocación correcta del bebé cuando viene de nalgas.
  • Ayuda a que el parto se desarrolle con mayor naturalidad y fluidez.
  • Aumentar la producción de leche.
  • Acelerar la recuperación post parto.
  • Volver a recuperar su autoestima.
  • Los bebés que reciben Reiki durante el embarazo son más tranquilos y equilibrados emocionalmente, además se establece una conexión entre ambos maravillosa.

 

.REIKI Y PARTO

La aplicación de Reiki es igualmente beneficiosa en los casos en los que el bebé venga de nalgas. La vida actual, tan propicia al estrés, hace que la madre tenga sus músculos contraídos, el útero sobre todo, esto impide, en algunos casos, moverse al bebé libremente para encontrar su postura natural ante la llegada del parto. En estas ocasiones, el Reiki aplicado directamente en el vientre de la madre relaja toda esa zona, ayudando a la movilidad del bebé. Al estar más relajada, la madre puede llegar a una interrelación más íntima con su bebé motivando sus propios movimientos, llevándole dulcemente, con una actitud profundamente serena, a situarse de la forma adecuada para un parto normal y feliz.

Durante el parto, las contracciones se sitúan en la zona lumbar y el área pélvica. La aplicación de Reiki ayuda a disminuir el dolor y a controlar el trabajo del parto facilitando el nacimiento, con el beneficio que esto supone para la mamá y el bebé.

Por otra parte, en el caso de las madres que han sufrido cesáreas previas, se observa una disminución en la tasa de cesáreas posteriores si ha utilizado Reiki en las últimas etapas del embarazo.

 

REIKI Y POSTPARTO

Otro momento a tener en cuenta es el de regreso a casa con el bebé. En esa etapa la madre atraviesa múltiples cambios hormonales que alteran su estado emocional. Además, se abre un importante período de reajuste en la relación madre/hijo. El Reiki reduce la carga emocional que supone toda esta adaptación, reduciendo el estrés y la ansiedad. Los bebés también se adaptan fácilmente al entorno cuando sus madres han recibido Reiki durante el embarazo. El Reiki disminuye la posible sensación de angustia de la madre en su adaptación al nuevo bebé y ayuda a una recuperación  más rápida del parto.

 

NOTA ACLARATORIA:

  • Si estás embarazada y estás familiarizada con el Reiki puedes recibir sesiones desde el primer mes de embarazo. En caso contrario, es conveniente esperar a que inicies el tercer mes de gestación para tomar las sesiones. Así estarás más tranquila físicamente para asimilar las posibles manifestaciones de alguna crisis curativa que podrían exteriorizar tu cuerpo.

 

“Con Reiki se puede obtener un estado de calma y felicidad durante la etapa más maravillosa de la mujer”.

 

SESIÓN REIKI EMBARAZADAS (1 HORA, APROX.):  30 euros